Una de las cosas que hacemos para nuestros clientes son aplicaciones para Facebook: juegos, concursos o promociones que ayudan a dar a conocer sus servicios y, de paso, ampliar la comunidad de seguidores a la que se dirigen.

Sin embargo, hay un truco que muchos no conocen que puede marcar la diferencia para una aplicación de Facebook. El motivo: la URL que facilita la red social al crear la app sólo funciona en ordenadores, pero si la visitas desde un teléfono móvil, por ejemplo, no funcionará.

El procedimiento es tan sencillo como añadir al final de la URL que te dan lo siguiente (sin comillas): “?ref=ts”

Con ese sencillo gesto a la hora de promocionar la aplicación de Facebook (en un boletín o en redes sociales) cualquiera podrá visitarla independientemente del dispositivo que esté usando para conectarse.

Podéis hacer una prueba en la aplicación que desarrollamos para Medical Óptica hace ya algún tiempo.